Aprender una lengua, cuando el objetivo es tan ambicioso como conseguir que un niño/a sea bilingüe, es decir, sea capaz de vivir en esa lengua, es algo complejo, que va más allá del simple aprendizaje de una serie de palabras o frases que luego se aplican a situaciones concretas.

Método de inmersión 1

La capacidad de aprendizaje de un niño/a, es enormemente superior a la de un adulto, y más tratándose de idiomas; sin embargo, necesita de puntos de referencia claros. El niño/a debe identificar el euskara con personas y ambientes que signifiquen algo positivo y agradable para él, que sentimentalmente le sean cercanos. Por otra parte el niño/a al principio no necesita del lenguaje oral para comunicarse, su naturalidad hace que la comunicación se dé a través de gestos, caricias, juegos etc. teniendo tanto sentido como la palabra.

En estos supuestos se basa el método de inmersión utilizado en Ikastola. Desde que llega a Ikastola el primer día, va a encontrarse con una persona, su andereño, que habla en euskara, pero que con una metodología adecuada, y en un ambiente agradable, va a posibilitar la adaptación del niño/a sin problemas añadidos a los ya habituales de adaptación a un centro escolar.

Método de inmersión 2

El objetivo es que el euskara que va aprendiendo, lo vaya utilizando paralelamente al castellano; consiguiendo así un buen nivel de euskara que le permita proseguir toda la escolaridad en esta lengua sin ninguna dificultad.

Vuestra colaboración y actitud positiva es imprescindible para conseguir este objetivo.